Seguidores

miércoles, 16 de febrero de 2011

DESIERTO

Mi destino, verde, dorado o negro,
Dunas que la vida pone y lleva,
Brotan de pronto en mi vida, verdes,
Muy verdes, como  jugo de frondosa hierba,
Tan verdes como la esperanza,
Y ellas me hacen luchar con fuerza.

Algaidas que la vida pone y lleva,
De pronto están maduras, doradas,
Con destellos de mies en siega,
Frutos del ardor, sudor y trabajo,
La cosecha que con anhelo esperas,
Mas… que amarga es mi recompensa.

Dunas que la vida pone y lleva,
Surgen de pronto, sin esperarlas,
Tan negras como la oscura pena,
Dunas por mil sirocos  azotadas,
Nunca entiendo la razón de este desierto,
Amargo,  yermo y desolado mi  destino.

1 comentario:

  1. Verás como de esas dunas de arena dorada, brotan pequeñas plantitas que te harán sonreir para goce de tu y la de todos los tuyos, incluido tu ángel de la guarda

    ResponderEliminar