Seguidores

sábado, 18 de abril de 2015

MAR ETERNO: UN POEMA QUE DESGAJE EL MUNDO

viernes, 4 de julio de 2014

UNA MAÑANA VIVIDA

El sol lucía alegre y primoroso esta mañana de domingo,  hacía días que no lo  veíamos resplandecer de una forma tan hermosa, el invierno estaba siendo, largo y crudo. Cuando el blanco manto de la nieve, a pesar de su belleza…  te produce el terror de quedar aislado conduciendo, valoras más un día suave de tierno sol y agradable temperatura. Que generosa es la naturaleza con  el ser humano, con los animales y con las plantas. Cuanto  esplendor  podía contemplar desde mi ventana. Hasta los pajarillos  revoloteaban alegres. Me parecía como un canto de alabanza  a Dios y  a las flores de mi balcón,  en la que ellos se posaban como haciéndole un saludo a su belleza. Y sin poder evitarlo, salió de lo más profundo de mí ser un suspiro .Fue algo mágico y sensual,  la sensación que sentí al gesticular ese aliento. Era como si… lo hubiese enviado a un viaje.  Quizás… él solito supo qué debía   irse, hacia donde  mi  gran amor me esperaba. Cerré los ojos para guardar tanta hermosura  dentro de mi ser, era un espectáculo que no quería olvidar. Mi abuelo siempre me decía, que para ser una mujer  interesante, había que guardar como un tesoro los bellos momentos vividos.

viernes, 14 de febrero de 2014

MI CORDOBA


 
Córdoba ¡!!  De reminiscencia musulmana,
Eres   alma y  esencia, de una reina cristiana.
Isabel La Católica, la  Gran Dama,
En el Alcázar de los Reyes…
Residió tu  Soberana

¡¡¡Y  tú!!!  Mi  Córdoba ¡!!
Eres grande por tu historia y  tu cultura,
Eres gloria de pinceles y capotes
De mentes  iluminadas,
De plumas que escribían como dioses,
Y de espadas valientes y  afiladas
Por eso lloras la falta…
De los grandes personajes,
De Séneca, Góngora y el Gran Capitán,
De Julio Romero de Torres…
De  Manuel Rodríguez “” Manolete”
Y de tantos… hijos  queridos.
 
Córdoba…  Que  velando vela,
Al  Cristo de los Faroles,
Con quejios de guitarra
Tú le abres las cancelas.
 Al llanto de tus  pintores, 
A las lágrimas  de tus toreros
Que  por   el albero   rodaron,
Y  tanta gloria te dieron.
 
Majestuoso  Guadalquivir…
Que serpenteando  alegre por la Ribera,
 Bajo los puentes, te sonríe y guiñando, y…
 Al  Arcángel  San Rafael,
 Le dice adiós con la  mano.
Y tú,  Córdoba sultana y  mora,
De negro luto vestida ¡!!
Vas  encendiendo farolas,
Por las  callejas de floridas,
Mitigando  el dolor de tus  sangrantes heridas,
Mientras que con rabia preguntas…
Por qué?... pero… Por qué…?
Y al viento las andanadas, de fuego y riña,
Mezclándose  los  aromas  de jazmines  y azahares,
Ves en el cielo brillar, los pinceles y capotes,
Esos… que tanta gloria te dieron…
Y por los que   rezas   y lloras.
 

Mi Córdoba…De negro luto vestida,
Vas encendiendo, farolas  con embrujo de gitana,
Alumbrando las callejas de tu bella Judería,
Sin que se vean las lágrimas  rodar por tus mejillas.
Y al viento las andanadas, de fuego  y  riña
Mientras con rabia, preguntas… por qué?
En mí ya no brillan, los pinceles y  capotes,
Esos, por los que lloro, desde la sierra a  la campiña  

 

sábado, 7 de diciembre de 2013

NO QUIERO VERTE


En  mi desierto corazón
Se revuelven un laberinto de sentimientos.
En un lado, los recuerdos que me dejaste
De un bello  y   apasionado amor.
Al otro lado, la blanquecina  soledad
De un jardín de bellas flores ya secas.
Y, frente a mí, un desengaño,
En mi alma llena de pena, tú te reflejas
Vagamente en   empañado espejo de cristal.
Tú varonil y añorada cara sonriente.
Cerrare los ojos, no quiero, no quiero
Ver esa figura, ni la mentira  que me hirió de muerte.
Flotas en mi desierto corazón  vacío,
Tú, recuerdo esta, en las brillantes mañanas,
Y en mis negras  noches, llenas de estrellas,
Llora mi oscuro y desierto corazón, vete….
Vienes?... No!...   Vete, no quiero  oírte, vete….
 

sábado, 21 de septiembre de 2013

LORENZO


¡¡¡Lorenzo!!!  nombre de sol y alegría,
De donde viniste? Así de  repentino,
Como llegaste a mí? Es el destino?
Olor de jazmín ligero al viento.

Tus palabras llenas de simpatía,
Júbilo amistad y sosiego,
Amorosas, que alegran el alma mía,
En días de dolor y desconsuelo. 

Letras que llegan volando raudas,
Que… penetran en mi espacio vacío,
Amistad que llega a mi alma,
Ocupando mis momentos de asueto. 

Risas, alegres y piropos que  ruedan,
Por el cosmos… de las  olas  del viento,
Llegando hasta mí casa, mis aposentos,
 ¡Oh! Como suave  brisa, al amanecer.
Y tú, oculto, para no ser visto,
Enviándome  soplos de  aire, a mis sentidos,
Atrofiados de pena,  soledad y desaliento.
Gracias por ese denuedo de oxigeno fresco.
Gracias Lorenzo, por tu  éter, de suave  aroma.